''La seguridad en las Carreras de Montaña'' - David Lopez Castan
7555
post-template-default,single,single-post,postid-7555,single-format-standard,woocommerce-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-3.4,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive
 

Blog

”La seguridad en las Carreras de Montaña”

  |   Sin categoría

Cada día somos más los que corremos, entrenamos y competimos en la Montaña, eso está incrementando también sustancialmente el riesgo de accidentes, y problemas físicos que podamos sufrir por no saber cómo afrontar cada situación.
Después de unas magnificas Jornadas sobre la seguridad en las carreras por montaña, celebradas en Valladolid a través de La FEDME. Da mucho que pensar sobre la importancia y relevancia de este tema y también me gustaría enseñar lo aprendido.

Como corredor me doy cuenta que además de la prevención de un accidente, es necesario tener un conocimiento del medio y qué tipo de situación nos puede afectar más o menos a nuestras condiciones personales. El estar más o menos expuestos a un accidente, o simplemente saber valorar la situación de riesgo o peligro en la que nos encontramos y saber cómo afrontarla o qué decisión tomar. 

Riesgos externos (Medio y climatología)
Una carrera de montaña, aunque mantenga el mismo recorrido todos los años y no haya variaciones en el. Cada año es una carrera distinta en cuanto a seguridad. Calor, frio, viento, factores externos que debemos saber leer antes de ponernos el dorsal.
No necesariamente una carrera ”Larga’‘ es más peligrosa y tiene más riesgo que una carrera ”corta”, es decir, está comprobado que en una carrera corta entre 15-30km hay más accidentes que en un Ultra de 70-100km. Son datos curiosos, pero si, esos datos están ahí, al ser carreras cortas se va mas rápido y somos menos comprometidos, le damos menor importancia y no valoramos el riesgo real, como pensamos que en 20km, no me hace falta tanto material de seguridad, porque voy a llegar antes, con un gel y un cortavientos ya me vale…PUES NO! Hay que analizar cuál es el campo de juego, los picos y la altura en la que nos metemos, y ver cómo y cuanto tiempo estaremos en carrera. No es lo mismo correr en Alpes una carrera de 21km donde se llega a 3500m, que correr en Lanzarote a nivel prácticamente del mar aunque sea de 100km. (En lo que a climatología se refiere)
A partir de aquí hay que valorar el gran riesgo que puede tener una carrera en cuento a tecnicidad. Si nos exponemos a una carrera por picos de Europa, con sus complicadas canales, pasos delicados y peligrosos, aunque en estas zonas vallamos despacio tenemos un riesgo más alto que en otro sitio menos expuesto técnicamente. 
Acudir a una charla técnica y que el organizador nos explique los pasos complicados, la meteorología y donde debemos ser más precavidos se hace indispensable, el organizador de una carrera de montaña esta obligado a advertir y cuidar de nuestra seguridad, y nosotros los corredores debemos de formarnos para no sufrir esos accidentes o simplemente cometer el gran error de no salir como se debe a la montaña. Hay veces que creemos que estamos haciendo las cosas bien, y realmente no lo estamos haciendo. Es cuestión de aprender dónde estamos y a que nos vamos a enfrentar, también es necesario conocernos muy bien, saber si somos más o menos frioleros o estamos preparados para superar ese tipo de desniveles, obstáculos y dificultades que nos vamos a encontrar en una carrera de montaña, valorar esas situaciones, saber el tiempo que nos llevara y en cuestión de material saber qué es lo mejor…
Tanto el corredor élite a su nivel sufre igual o más que un corredor popular y está expuesto a los mismos riesgos técnicos.

Riesgos Internos (Estado físico, y habilidades)

En este apartado juega un papel importante conocer y ser realista de nuestras capacidades, saber si somos capaces de terminar en buenas condiciones una carrera de tantas horas y valorar nuestro entrenamiento personal. ¿Estoy preparado? Tanto físicamente como mentalmente, saber nuestras limitaciones y no tirarnos a la piscina sin ver el fondo. Saber como plantear y dosificar tu esfuerzo en este medio, ver tu condición física a través de una prueba de esfuerzo y ver si puedes enfrentarte a este tipo de pruebas. Una prueba médica es importante pero no relevante, No vale que te diga tu médico de cabecera que estás preparado. ”APTO”. ¿Estas seguro? La experiencia previa, el conocimiento del medio se hacen relevante, aunque tu estés físicamente como un Toro, si nunca has corrido una carrera de montaña, o no tienes mucha experiencia en ella, posiblemente tengas problemas puedas tener un susto, en forma de accidente. Hay que ser realistas y saber cuáles son nuestras limitaciones personales.

CONCLUSIONES

En cuento a formación de seguridad, al igual que estudiamos en el plano, el tiempo que vamos a tardar , el ritmo que vamos a llevar, la gestión de tomas , la hidratación y lectura de perfil que hacemos antes de salir, debemos de tener un plan de material de cuando y como llevarlo, quitarlo y ponerlo. Si será conveniente un cortavientos más fuerte y unos guantes o gorro más gordo. Pero he aprendido que en la montaña hay muchos variables y es necesario pensar antes de salir a entrenar y competir en él “Y Si” Y si cambia el viento, y si donde iba a llover se pone a nevar, y si pensaba que con una barrita tendría y me he quedado vacío, y si, cambian el recorrido y meten uno alternativo, y si esta zona no pensaba que era tan complicada, y si y si… Por eso he aprendido y os quiero decir, que hay que tener un plan B. Un plan como si dijéramos de emergencia.

Y por otro lado, aprende, año a año, entrena y sitúate en tu lugar sin querer llegar a lo más alto de un día para otro, observa tu cuerpo entrenando, mejora tus puntos débiles, bajadas, subidas, si eres friolero o necesitas de mas hidratación, se precavido y triunfaras.

“La seguridad se trabaja se aprende y se disfruta”