GIIR DI MONT 2013 - David Lopez Castan
7596
post-template-default,single,single-post,postid-7596,single-format-standard,theme-elision,woocommerce-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-3.4,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive
 

Blog

GIIR DI MONT 2013

  |   Sin categoría
De vuelta a la carga!!!
Tan solo han pasado cinco días de los Europeos y ya estoy aquí de nuevo,
sentado en el estrecho asiento del avión y pensando en dar guerra en La Giir
di Mont.
La penúltima prueba de La Sportiva Cup.
Ha sido una semana de
descanso para asimilar bien la paliza del otro día. Algún día de bici combinado
con rodajes suaves y algún que otro punto de chispa, pero lo mínimo. El jueves
parece que estoy prácticamente recuperado,y pienso que la carrera de Dolomitas,
no me dejó muy tocado ya que no la pude disputar a fondo,y creo que puedo
hacerlo bien, pero ya veremos. Jijiji
La Giir di Mont es una de mis
carreras favoritas. Son 32 km de dureza extrema, más de 2600m+, siempre con
mucho calor, por pastos y senderos preciosos, con desniveles brutales,
atravesando pequeños pueblecitos en mitad del monte y donde sus vecinos salen a animar a todos y cada uno de los participantes. Es un ambiente de
fiesta donde la gente se vuelca con esta prueba. Denominada la “Zegama
Italiana”,
es una carrera muy prestigiosa donde se junta la élite mundial
y este año no iba a ser menos. Si el otro día en Canazei se juntaba la “créeme
de la créeme” aquí más de lo mismo. Y eso me motiva mogollón!!!
El viernes aterrizo en Milán
a primera hora de la mañana, mientras recojo el coche de alquiler y espero a
mis compañeros Miguel y Cristóbal.
Pero la espera se hace más larga de lo habitual, me llaman y me dicen que han
suspendido el vuelo y llegarán en otro más tarde, sobre las 21:00h de la
noche!!! . Todos los planes de llegar pronto a Premana y descansar se van al
traste.
Pues nada, algo habrá que hacer. Me voy a Milán a hacer algo de turismo,
comerme una buena pizza y descansar lo que pueda.
Pero lo de descansar, con 37 grados es muy complicado. Así es que me voy a buscar
un parque a las afueras,  donde esté algo más fresquito. Lo encuentro, así es que me pongo de corto y a dar un paseo para estirar las
piernas. Pero el paseo se convierte en algo más, cuando un grupo y otro de
corredores me adelantan, jope!!! Esto no puede ser, pues ¡ale!… a entrenar un
poco, y me uno a varios corredores que dan vueltas a una colina en la que
predomina la sombra. Pero aun así y después de 20′ estoy sudando como un pollo.
Ya se me hace la hora y
recojo a los compis en el aeropuerto.
Hacemos camino a Premana y sobre las 23:00h estamos allí. Menos mal que no está
muy lejos y llegamos pronto para descansar.
A la mañana siguiente y después de dormir bien, salimos a rodar, algo menos de
una hora, el calor es sofocante. Mañana vamos a sufrir. -comentamos-
Pero las sensaciones de mis piernas son buenas. No tanto como quisiera, pero
bien.
Por la tarde después de comer
y con este calor lo mejor es tumbarse al “riposo” como dicen por aquí.
Son unos días y momentos donde los tres, comentamos entrenamientos, carreras y
tanteamos a posibles rivales, pero hoy viendo la lista, va a estar muy muy
complicado!!! Jijij.
Eso no quiere decir que no vallamos a por todas. Hay que ir a Gasss. “dar
caña”

Vamos que nos conformamos y firmamos por un “top ten”.  Pero si
sale mejor pues… ni tan mal. Jijiji
Por la tarde van llegando los
corredores y nos encontramos con amigos de batallas, ingleses, rumanos,
franceses, italianos… etc.
Pero cabe destacar una eminencia en esto de correr por la montaña que me hizo muchísima
ilusión volver a ver y charlar con él. El gran “Ricardo Mejía” aquí
le adoran, ya ha corrido muchas ediciones y a sus 50 años todavía mantiene esa
ilusión y disfruta con esto. ¡Impresionante!
 
Como de costumbre me levanto
pronto a desayunar, con mi ritual de siempre. Después, me tumbo un rato a
descansar otro poco y tras ponernos las vestiduras de competición, calentamos
bien 20′. El calor ya es de 30 grados a las 8:00 de la mañana!!!
Normalmente en esta carrera salimos todos con una camiseta blanca que nos
facilita la organización a forma de dorsal, muy liviana, con tu nombre y
número.
Pero este año han cambiado por un dorsal normal…!
 
Tras la presentación de
corredores “Top” se da la salida a las 8:20h. Todos al galope
recorremos un kilómetro de asfalto por el pueblo y consigo colocarme en
posiciones de cabeza. Ya que como peculiaridad de la carrera a continuación viene
una fuerte bajada de un kilómetro por un estrecho camino de piedra lavada, que hace
que nos coloquemos en fila de a uno. Las piernas ya se ponen duras y es
entonces cuando comenzamos la primera de las tres subidas.
Estoy entre los 20 primeros, bien!!! Me cuesta coger respiración pero mis
piernas van poco a poco respondiendo.
Subiendo voy recortando y siempre corriendo, (buena señal) me junto con Miguel
y Pinshi. Por detrás veo a Cristóbal.
Aquí voy bien y prefiero aguantar, aunque mis piernas quieren ir a más.
Esto es muy largo y hay que reservar -pienso-.
La primera bajada voy aguantando ya que noto las piernas algo cargadas y me
adelantan dos o tres.
Al comienzo de la segunda subida el calor va haciendo mella y en todos los
avituallamientos bebemos mucho.

Es entonces cuando me voy encontrando mejor, es una subida por una pista,
donde voy cogiendo posiciones. Al final de la subida en la parte dura y
de andar por una larga lengua de hierba, consigo coronar en la posición
13. Me encuentro bien. En este tramo se junta un montón de gente que no deja de
animar, es el punto álgido, km 20. Hay música a todo trapo, un speaker que va
gritando el nombre de cada uno de los corredores que pasan. ¡Os podéis
imaginar que ambientazo y que subidón!

Ahora comienza la bajada algo técnica al principio, pero las piernas van bien.
Aquí sólo me adelanta Paolo Goti.
Es una bajada larga y serpenteante al final donde las piernas empiezan a pedir
“piedad”. Pero después, es cuando realmente comienza la carrera.
El calor es muy sofocante y varios corredores comienzan a desfallecer. La
tercera y última subida es un suplicio, se agarra pero bien. El sol aprieta y
vamos pasando, subiendo por pequeños poblados dónde el público se vuelca y nos
ofrecen esponjas para refrescarnos ¡grazie mile! Es un momento clave y decido
tomarme el segundo gel de glucosa. Con tan mala fortuna que me sienta fatal y un fuerte retortijón me obliga a realizar una parada técnica. Jijiji.
Pero la verdad, es que me vino genial. Ya que después recuperé bien y durante
la última subida fui cogiendo corredores hasta encontrarme en la 10 posición. Fui
un rato con Ricardo Mejía. !Cómo le quiere la gente!, “bravo Mejía”
(le decía la gente), no paran de ovacionarle.
Es un fenómeno que demostró una clase impresionante.

 
Bueno, sólo faltaba la última
bajada. Así es que con ritmo y piernas me puse a bajar. Por delante tenía a
Capelleti, al que intentaba coger y por detrás no veía a nadie.
Es una bajada de fuerza, saltando de escalón en escalón y con una última parte
de correr mucho por un bosque con estrechos senderos, que desemboca en el asfalto
del pueblo que para más fastidio termina en subida.
Se hace interminable y por escasos segundos llego en 10º posición por detrás de
Capelleti. ¡¡¡Cáchis!!!
Pero con muy buenas sensaciones aunque con una buena paliza, estoy contento. A
pesar de no estar del todo muy bien recuperado, y viendo como se ha
desarrollado la carrera, vómitos, mareos, y auténticos pinchazos del personal,
me puedo dar con un canto en los dientes. ¡¡¡Qué calorrr!!! Y que subidón es
llegar a meta.
Felicitar a Cristóbal que entró justo detrás de mí y a Miguelón en la posición
23, que no tuvo su día y fue de los que sufrieron mucho con tanto calor.
Bueno pues ahora toca
descansar y recuperar muy bien del palizón, hay que estar preparado para dentro
de un mes disputar la última y definitiva prueba del Circuito de La Sportiva
Cup. El 25 de agosto.
La “Red Rock”.  (44 km.)

Quiero también hacer una mención muy especial a una persona, con la que he vivido unos momentos fascinantes en la montaña, con la que precisamente, el año anterior compartí unos días fabulosos en la Giir di Mont y que lamentablemente ha perdido la vida este fin de semana haciendo lo que más la gustaba: disfrutar de la montaña. Irene, siempre te recordaré allí donde estés… porque eres una TITANA.!!!